Las luchas de barrios en Barcelona durante los años 1930. Aportaciones Gimenólogas

31

Las luchas de barrios en Barcelona durante los años 1930.

 

Los amigos gimenólogos, autores del  enciclopédico libro “Los hijos de la noche” y dinamizadores de la  recomendable web gimenologues,  se han hecho eco de los “rastros de rastros de aquel prado rojo (y negro)” que fueron las Casas Baratas de Can Tunis.

Por el momento, han traducido al francés La muerte nunca vence a la primera   (La mort ne gagne jamais du premier coup), prólogo de Tomás Ibánez al libro. Así como la entrevista «La lucha de los trabajadores de Can Tunis no fue un caso aparte».

Ambas traducciones la acompañan  de  una presentación que reproducimos en su versión castellana:

 

Las luchas de barrios en Barcelona durante los años 1930.

O la historia de los «que no hicieron la historia».

 

[Lo mas notable] «podría ser su constancia, aun con la toda la represión que les caía encima, en unas prácticas críticas llevadas a todos los terrenos, sin distinguir o poner prioridades entre las esferas laborales o de la producción y las territoriales o de la reproducción social» [1]

 

Las Casas Baratas fueron construidas por el Patronato de la Habitación de Barcelona con motivo de la Exposición Internacional de 1929 en Barcelona para desalojar a los pobres instalados en las barracas que cubrían las laderas de Montjuïc, y acercarlos a las empresas (textiles, metalúrgicas, de la construcción) que ya se encontraban en Can Tunis.

Las familias realojadas en 500 casitas, apelotonadas unas contra otras, sin escuela, sin centro de salud, sin higiene, (pero tampoco – por suerte – sin iglesia, ni cuartel de la Guardia civil) se aunaron para que aquel recóndito e inhóspito rincón fuera suyo mediante la solidaridad y la acción directa.

«[El interés es] conocer cómo la gente del montón es capaz de hacer una revolución social, y pensando que dicho acontecimiento no es cosa de un día, me preocupaba saber el itinerario que habían seguido para un día ponerse a por todas». [2]

Vamos a hablar una y otra vez de este libro publicado en Barcelona en junio de 2013 por la editorial Virus.

Pere López nos escribía en 2005 que el punto de partida para él y sus hermanos era el deseo de conocer más a fondo la vida de su abuelo y de la « gente que como él se embarcaron en las milicias, y que después se retiraron en su exilio interior sin decir nada a nadie, ni siquiera a nosotros. A través de él, nos gustaría comprender las razones fundamentales que hicieron posible la situación de excepción revolucionaria de 1936-1937. Pensamos que este tipo de situación solo es posible cuando mucha gente -la mayoría anónimos- después de haber practicado cada día y durante mucho tiempo «la idea» o «los ideales» encuentran el momento oportuno y emprenden de manera decidida el asalto al mundo para cambiarlo»

En una entrevista reciente, Pere añade que cuando uno quiere comprender, y no sólo describir o explicar, la investigación se parece a un viaje lleno de imprevistos, de derivas, donde uno puede perderse de vez en cuando. Y ahora que el libro está acabado, el viaje continua, a otro ritmo.

Un librero barcelonés cuenta que un joven que decía que nunca leía libros vino a buscar éste porque que trataba del barrio con mala fama donde vivía su familia. Rastros de rostros es leído y comentado pues por la gente de la que ha hablado Pere.

Algunas de las personas que se habían negado a contarle sus recuerdos aceptan hacerlo ahora. Otras le entregan fotos de familia, o escritos.

En el blog que fue creado después de que se publicara el libro

https://rastrosderostros.wordpress.com/

se pueden enc0ntrar una gran cantidad de fotos, reseñas, artículos de prensa de los años treinta, autobiografías de los protagonistas…

Y un vídeo: http://vimeo.com/rastrosderostros/video

Este blog es como un laberinto en el cual uno queda atrapado por las fisionomías de «ellas» y «ellos»,  retratados en el momento de su compromiso social, partiendo hacia el frente, de fiesta por el barrio, posando junto a la familia… De dicho laberinto no sale uno así como así.

A veces, depués de su publicación, los trabajos que estudian minuciosamente los procesos revolucionarios -una materia que la historiografía más común considera como inerte- ven como continua creándose, sin ellos, el entramado social de un mundo que ha vivido a pesar de la criminalización de la que fue (y todavía es) objeto. [3]

Pues, desde hace unos diez años, en particular en Cataluña, con la complicidad de la Iglesia que beatifica sus mártires de la Guerra civil, vemos como se fabrica  «una memoria histórica que entierra la memoria colectiva» (Pere López), sobre todo reactivando la criminalización de los rebeldes de los años treinta.

Incluso los que desde el bando llamado progresista participaron en el pacto del olvido que fue la transición después de 1975, hoy en día pretenden ocupar el terreno de la memoria designando los «buenos» y los «malos», es decir los «republicanos civilizados» y los «revolucionarios extremistas».

Viajaremos pues durante un tiempo con Pere López y presentamos hoy la traducción de la primera entrevista que hizo en Diagonal, un periódico madrileño: «La lucha de los trabajadores de Can Tunis no fue un caso aparte». [4]

Les Giménologues, 17 de marzo de 2014

Traducido del francés por T.S.

 

 

[1] Pere López, extracto de la entrevista en Diagonal

[2] Pere López, extracto de la entrevista en Diagonal

[3] En ese aspecto y sobre la manera de proceder y de interrogarse sobre la pertinencia y la dificultad de este trabajo, Pere López se parece a Ivan Jablonka y a su Histoire des grands-parents que je n’ai pas eus. Une enquête [Historia de los abuelos que no tuve. Una investigación] , Seuil, Paris, 2012. Ambos autores emplean un método que se busca a si mismo y que acaba reconstituyendo no solamente el recorrido de personas comprometidas con su época pero también el mundo en el que se desenvolvían, en particular las solidaridades de barrio que les permitieron a veces escapar a la muerte y al olvido. « Persecutados como comunistas en Polonia, como extranjeros ilegales en Francia, como judíos bajo el régimen de Vichy, ellos [Matés e Idesa Jablonka] vivieron toda su vida en la clandestinidad. » En París, el anarquista Constant Couanault, – afiliado en la CGT-SR y autor del reportaje publicado a finales de 1936 en el Combat syndicaliste « Ce que nous avons vu en Espagne » (en castellano « Lo que hemos visto en España » ) – apoyará y dará cobijo a Matés e Idesa en París de 1941 a 1943. « Herederos de una tradición que remonta a los sans-culottes del faubourg Saint-Antoine, a Proudhon, a las bolsas de trabajo, aquellos obreros cooperan a sus espaldas con los juristas de la LDH para ayudar a los refugiados que los franceses de pura cepa, católicos o israelitas acusan de venir a comer su pan. » Jablonka, 2012, p. 225.

[4] En francés ver http://gimenologues.org/spip.php?article600

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s